La importancia de las horas frío en especies frutales caducifolias

Se conoce como hora frío un lapso de 60 minutos en el que un árbol está sometido a una temperatura de 2.5° C a 9.1°C . Los frutales caducifolios son los árboles o arbustos que pierden su follaje durante una parte del año especialmente en época fría en los meses de octubre a marzo (durazno, melocotón, pera, manzana, ciruela, arándano, membrillo).

Existen varios modelos utilizados por los expertos para cuantificar horas frío y predecir la ruptura de la dormición de yemas cuantificando cada uno el intervalo de horas frío de manera diferente. Éstas horas son acumulativas durante el período que dure la época fría.

Los árboles frutales caducifolios tienen que estar expuestos a temperaturas bajas durante el invierno para una adecuada ruptura de la dormición de yemas florales y cada especie tiene un requerimiento diferente. Así hay variedades de melocotón que requieren de 600 a 800 horas frío para poder florecer y fructificar adecuadamente; hay variedades de manzana que requiere hasta 900 horas frío para florecer adecuadamente.

Si por cuestiones de clima no se cumplen las horas frío en determinada localidad el árbol puede presentar desprendimiento de la yema floral, menor número de flores, retraso en la apertura de yemas y por ende una mala fructificación.

El fruticultor deberá acercarse al servicio meteorológico de su país para cerciorarse de cuántas horas frío se presentan en la localidad donde pretende plantar su huerto para poder escoger la variedad adecuada y así poder minimizar el riesgo de una mala cosecha.

Una buena floración en el melocotón depende de haber acumulado cierta cantidad de horas frío. Foto Joan Grífols

,